China relaja las medidas de planificación familiar "en respuesta al envejecimiento de la población (...)", y "las parejas serán autorizadas a tener tres hijos", informó la agencia estatal de noticias, citando las conclusiones de una reunión del buró político del Partido Comunista presidida por el presidente Xi Jinping. 

La decisión fue tomada unas semanas después de la publicación hecha a principios de mayo, de los resultados del último censo realizado en 2020. En el registro que se realiza cada diez años en el país asiático, se reveló un envejecimiento más rápido de lo esperado de la población china, y un aumento de 5,38%, a 1.410 millones, la menor alza desde 1953, cuando comenzaron los censos modernos.

El año pasado, marcado por la epidemia de covid-19, el número de nacimientos cayó a 12 millones, contra 14,65 millones en 2019. En 2019 la tasa de natalidad (10,48 por 1.000) ya estaba en el nivel más bajo desde la fundación de la China comunista en 1949. 

Las cifras muestran que China no cumplió el objetivo fijado en 2016, cuando después de más de tres décadas de una "política de un solo hijo", relajó sus reglas permitiendo a todos ciudadanos tener un segundo hijo, con el fin de reactivar la natalidad. Esa nueva política no fue suficiente, ya que otras de las razones de este declive son la disminución de los matrimonios, el aumento del costo de la vivienda y la educación y, posteriormente, la fertilidad más tardía de las mujeres que privilegian su carrera profesional.

Con este deterioro de la demografía actual, Pekín aumentará su presión para fomentar la natalidad. El Gobierno chino ahora deberá contribuir a "reducir el gasto de las familias en educación", y al mismo tiempo tendrá que comprometerse a "mejorar las bajas por maternidad".

En el otro extremo de la pirámide de edad, China tenía más de 264 millones de personas mayores de 60 años el año pasado. El grupo de los mayores de 60 años constituye ahora el 18,7% del total de la población. Por otro lado, la población en edad de trabajar (15 a 59 años) no representa más del 63,35% del total, 6,79 puntos menos que hace 10 años.

“A partir de la tendencia de desarrollo de la población en los últimos años, el crecimiento de la población continuará desacelerándose en el futuro”, afirmó Ning Jizhe, jefe de la Oficina Nacional de Estadísticas, tras la publicación de los resultados del censo.

Estas cifras del censo apuntalarán los argumentos de legisladores chinos, que, en marzo votaron por un plan para aumentar gradualmente la edad de jubilación durante los próximos cinco años.



NOVEDAD RD