Durante el segundo trimestre del 2020, el período más crítico de la pandemia de la Covid-19, al menos 23 millones de personas trabajaron de forma remota en América Latina y el Caribe de acuerdo a estimaciones de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Cuando las medidas de confinamiento eran más rígidas, entre el 20% y 30% de los asalariados de la región que estuvieron trabajando lo hicieron desde sus domicilios y esto permitió que las actividades económicas en diversos sectores continuaran, reseña un estudio publicado en julio por el organismo.

Si bien la tendencia al teletrabajo comenzó a disminuir a partir de la flexibilización de las medidas de confinamiento, muchos trabajadores descubrieron que les gusta esa modalidad y prefieren trabajar así, según reveló una reciente investigación elaborada por la empresa Payscale, especializada en el mercado laboral.

El estudio indica que el 43% de los empleados espera que más organizaciones ofrezcan trabajo remoto después de que la pandemia llegue a su fin. En ciertos grupos ocupacionales, como en el caso del marketing y la publicidad, la cifra puede alcanzar hasta el 75%.

Más satisfacción

La investigación encontró que los trabajadores remotos tienen más satisfacción laboral, reportaron tasas más bajas de búsqueda de empleo e incluso que hay quienes pueden llegar a ganar un salario más alto en el trabajo a distancia.

“El análisis de Payscale muestra que los empleados que no pueden trabajar desde casa suelen estar menos satisfechos y odian su trabajo con mayor frecuencia que las personas que trabajan a distancia...”, establece el Informe sobre el estado del trabajo remoto de 2021.

El estudio precisa que los empleados no necesariamente quieren trabajar a distancia todo el tiempo, sino que se sienten más felices cuando pueden elegir cuándo ir a la oficina según sea necesario.

Más productividad

El estudio señala además que se prevé que el trabajo remoto se expanda sustancialmente después del final de la pandemia debido a que en este período las organizaciones han experimentado en gran medida una mayor productividad de una fuerza laboral que ha estado trabajando principalmente desde casa.