El administrador general de la Empresa de Generación Hidroeléctrica Dominicana (EGEHID), ingeniero Rafael Salazar, impartió a estudiantes y docentes del Instituto Especializado de Estudios Superiores Loyola, la conferencia denominada “Características del Gerente Efectivo”, en la cual explicó desde su experiencia, cómo se logra administrar con eficiencia una unidad productiva.

Salazar destacó la importancia de crear ventajas competitivas y conocer la realidad de la institución que se dirige.

“La gerencia efectiva exitosa se logra cuando se conecta la planificación estratégica con el plan operativo”, explicó el ingeniero a los participantes.

El funcionario sostuvo que la parte más difícil es implementar una cultura organizacional, ya que es un tarea del día a día en la que hay que involucrar a todos los colaboradores para alcanzar los resultados esperados.

Durante la ponencia que se desarrolló por la vía virtual, el administrador de EGEHID, quien es egresado de ese prestigioso instituto, estuvo acompañado de la presidenta del Consejo de Administración, la Dra. Rosa Ysabel Ruíz, quien disertó sobre el Plan Estratégico de la empresa estatal y que le permite mantener el liderazgo en la producción de energía renovable en el país.

“Hemos reestructurado la institución a nivel organizacional y definido ejes que están alineados con la visión de Estado que tiene el presidente Luis Abinader para desarrollar la República Dominicana”, puntualizó Ruíz.

La funcionaria dijo que el interés principal de la empresa es optimizar la generación hidroeléctrica y diversificar su sistema de producción de energía limpia, incursionando en proyectos eólicos y solares, con los más altos estándares de calidad.

Reveló que la meta es lograr que al 2025 se haya duplicado la producción de energía limpia, pasando de 625 a 1,388 megavatios de electricidad.

Igualmente, resaltó que EGEHID se ha replanteado su Responsabilidad Social Empresarial (RSE), para alejarse del asistencialismo y tomar acciones orientadas al desarrollo sostenible de las comunidades que están alrededor de las cuencas hidrográficas y los complejos hidroeléctricos.

“No se pueden hacer estrategias dejándolos de lado a ellos”, planteó, refiriéndose a las comunidades de las zonas de influencia de las hidroeléctricas.