Foto de 1945 durante la Segunda Guerra Mundial. Este niño japones esta esperando su turno para que incineren a su pequeño hermano muerto.

El fotógrafo que saco la foto dijo que el niño se mordía los labios para no llorar y lo hacia tan fuerte que le sangraba su boca.

El guardia que estaba encargado de la cremación le dijo: Dame la carga que traes en la espada. El niño le respondió: No es una carga es mi hermano. Entregó el cuerpo, se dio vuelta y se fue...

Hasta hoy en Japón esta foto y su historia se utiliza cómo ejemplo de fuerza en momentos difíciles.

Hoy quiero recordarte que, lo que llevas en la espalda no es una carga, es tu hermano, tu padre, tu hijo, etc. Si Dios lo puso en tus hombros es porque tu puedes llevarlo; !se fuerte, no desmayes!.

Así que como aquel niño dijo, hoy tu puedes declarar también:

“No es una carga es mi hermano”



NOVEDAD RD