Desde que vi el trailer de esta película tenía muchas ganas de verla por dos razones: la primera es que soy un gran fanático de Anthony Hopkins y la segunda fue la trama. En estos tiempos es difícil encontrar una película que trate los temas religiosos con respeto o al menos objetividad, sin embargo esta película me ha dejado un grato sabor.

Recordemos que el arte es subjetivo y cada quien puede sacar una interpretación diferente a cada película, hoy simplemente quiero compartirles mi opinión.




La película es muy simple, se centra en la relación de los papas Benedicto XVI y Francisco, como es de suponer está basada en la vida real y contiene elementos ficticios que a mi entender enriquecen más la historia.

La fotografía de la película le aporta mucho a la trama al igual que el vestuario de los personajes, sin embargo en lo relacionado a la musicalización no quedé del todo satisfecho pero tampoco fue algo que no hiciera no disfrutarla. 

El personaje principal fue Francisco y el guión dejó de la do gran parte del desarrollo y evolución de Benedicto, en lo personal me hubiese gustado conocer ambos personajes en la misma proporción, de hecho la película no me explico al cien por ciento la razón por la cual renunció Benedicto tomando en consideración que él anhelaba esa posición al principio de la historia. Hacen cierta alusión a los escándalos de corrupción y delitos sxulales en el seno de la iglesia pero no se nos explica bien. 

Sin lugar a dudas lo mejor de la película es que no necesitas ser católico para entenderla ya que se nos explica desde los primeros minutos los puntos claves y el significado de los elementos más importantes en cuanto a la figura de un papa para  la Iglesia Católica. Disfruté mucho la interacción  entre Jonathan Pryce (Francisco) y Anthony Hopkins (Benedicto XVI), el trabajo del director Fernando Meirelles también me parece bueno.

También debo destacar que pelicula es mucho más divertida de lo que parece y cada chiste o momento solemne cae de forma natural sin que nos sintamos incómodos como espectadores.

Si te gustan las películas ligeras sin muchas pretensiones para pasar un buen rato te recomiendo esta película; sin embargo, si lo que buscas es información y secretos ligados la Iglesia Católica te recomiendo otra.


Por Aramys Uceta