La NASA, tras anunciar su plan para traer muestras de Marte, acaba de dar luz verde a dos nuevas e importantes misiones, con presupuestos de más de 50 millones de dólares en cada una de ellas. En concreto, se trata de dos misiones de heliofísica para explorar tanto el Sol como el sistema que impulsa el clima espacial cerca de la Tierra. Ambas misiones, según promete la NASA, nos ayudarán a comprender mejor al Sol y la Tierra como un sistema interconectado.

La traducción práctica de estas misiones es poder, algún día, ayudar a los científicos a predecir y comprender la física que impulsa el viento y explosiones solares, que pueden afectar tanto a la tecnología en la Tierra como a los exploradores en el espacio. El presupuesto sobrepasa los 100 millones de dólares, 53,3 millones para el proyecto de clima espacial y 55 millones para el proyecto relacionado con el Sol.

La NASA ha anunciado la aprobación de dos nuevas misiones de heliofísica, con el fin de ayudarnos a comprender mejor tanto el Sol como el clima espacial cerca de la Tierra. El EUVST (Telescopio Espectroscópico de Alto Rendimiento Ultravioleta Extremo) es un telescopio solar que estudiará cómo la atmósfera solar libera viento e impulsa erupciones de material solar. En otras palabras, estudiará el comportamiento del sol mediante medición espectrográfica. El presupuesto para las contribuciones de la NASA al EUVST es de 55 millones y está previsto que el EUVST se ponga en marcha en 2026.

Según la NASA, en la misión EUVST se tomarán las medidas integrales de espectroscopía ultravioleta de la atmósfera solar con el más alto nivel de detalle hasta la fecha, algo que ayudará a los científicos a entender los distintos procesos magnéticos y de plasma relacionados con la liberación energética del sol.

Por otro lado, EZIE (Electrojet Zeeman Imaging Explorer) estudiará por su parte las corrientes eléctricas en la atmósfera de la Tierra. En concreto, estudiará aquellas corrientes que unen la aurora con la magnetosfera de la Tierra, una pequeña parte del complejo conjunto que supone el sistema de clima espacial de la Tierra. Este clima comprende tanto la actividad solar como otros factores.

Se estudiarán así los cambios en las corrientes eléctricas que circulan a través de la atmósfera de la Tierra, ya que los mismos fenómenos meteorológicos que impulsan esta aurora (corriente eléctrica) son los mismos que pueden causar interferencias y problemas en la señales de radio y comunicaciones en la Tierra. En el caso de esta misión, el presupuesto total es de 53,3 millones de dólares, prevista para antes de junio de 2024.


NOVEDAD RD