Header Ads

ads header

Noticias de última hora

Al Congreso Nacional: de negro, pero no solo el color es importante

 


Santo Domingo, R.D.- Este 27 de febrero, el presidente de la República, Luis Abinader, y la vicepresidente Raquel Peña, llegarán al Congreso Nacional para la solemne ceremonia de Rendición de Cuentas Anual, como parte de la conmemoración del 178 aniversario de la Independencia Nacional.


El código de vestimenta establecido para los caballeros es traje negro, camisa blanca, corbata negra, medias y zapatos negros, y para las damas, traje negro de falda y zapatos negros cerrados. El Presidente de la República usará la banda presidencial.


¿Por qué de negro?


En el 1973, el entonces presidente Joaquín Balaguer dispuso mediante decreto que el traje sería blanco para las ceremonias realizadas entre los meses de verano y oscuro para los actos en invierno.


Aunque en República Dominicana las estaciones del año no son tan marcadas, esa es la razón por la que el código de vestimenta para la toma de posesión es blanco, ya que se realiza en el mes de agosto y se considera todavía verano, y la Rendición de Cuentas, de negro, porque se realiza en febrero, que corresponde al invierno.


Imagen


Gina Almonte, estratega de comunicación, señala que es importante no restar importancia al protocolo en este tipo de actividades. “Mi principal recomendación es que los asistentes no elijan un vestuario solo para verse ‘bonitos’ en las redes sociales, sino para representar su posición como parte del Estado. Es importante reconocer la sobriedad y mística del acto, y dejarse acompañar de profesionales con experiencia en el manejo de los códigos de protocolo”.


Más allá del color


El asesor de imagen Eddy Gómez, explica que, además de respetar el código establecido, la solemnidad del evento requiere un efecto monocromático con detalles elegantes y accesorios minimalistas.


“No se trata de simplemente utilizar un vestido negro, es elegir un diseño favorecedor a la silueta”.


Para acertar en la selección, Gómez señala tres elementos claves:


Silueta corporal. Cada mujer tiene un cuerpo distinto, y por lo tanto la vestimenta debe adecuarse a lo que mayor armonía aporta. Un punto a favor es que el tono negro ayuda a disimular ciertos detalles, sin embargo, vestir un corte inadecuado puede hacer lucir una silueta corporal poco agraciada.


Estilo personal. Por encima de toda etiqueta se corona el estilo, la esencia de la persona, por lo que se debe hacer una mezcla de lo que se ‘debe’ según el evento, pero sin dejar de lado lo que somos, siempre sin caer en exageraciones.


Armonía visual. Para actos con este nivel de formalidad, el peinado, accesorios, el bolso y el calzado, serán elementos clave y deben ser coherentes con la posición que representa la figura en el evento. Estudiar las metas de proyección de la imagen es indispensable para lograr un buen resultado final.

No hay comentarios